Comunicado
Local

OIM Costa Rica brindó asistencia psicológica, legal a personas venezolanas en los cantones de Guápiles, San Carlos y Los Chiles.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Costa Rica realizó trabajo de campo en los cantones de Guápiles, San Carlos y los Chiles con el objetivo de atender a personas migrantes venezolanas que residan en estos cantones de alta población migrante, especialmente aquellas en situación de vulnerabilidad.

En las tres localidades se brindaron los servicios de asesoría legal migratoria y atención psicosocial; donde 70 personas fueron atendidas en materia legal migratoria y asistencia psicosocial, por profesionales especializados en psicología y derecho legal migratorio.

“Para la OIM es de gran interés el acercamiento a comunidades periféricas con alta densidad poblacional migrante, logrando alcanzar a migrantes en condiciones de vulnerabilidad, que de otro modo quedarían al margen de la asistencia que tanto necesitan. La labor realizada durante la gira tuvo gran impacto en la vida de las personas venezolanas atendidas.” comentó Beatriz Vila, Coordinadora de Proyecto, OIM Costa Rica.

Las atenciones brindadas son de manera gratuita por el personal especializado del programa 800-Venezuela (800 836398352) tras la solicitud de las personas venezolanas que residen estas zonas y no cuentan con la facilidad de apersonarse a las oficinas centrales del programa en San José, se realizan estas iniciativas.

“Los que organizaron la actividad para brindarnos atención a las personas de las comunidades que estamos en vulnerabilidad, fue un servicio excelente en cuanto a la atención migratoria y psicológica ya que nos ayudan a orientarnos en aspectos que no teníamos conocimiento” indicó Yajaira Mercado, persona beneficiada

Entre las atenciones que recibieron las personas que asistieron, fue la asesoría migratoria para regularizar su estatus migratorio en el país, así como la atención personalizada psicosocial, ya que muchas de las personas han salido de su país natal de forma forzada buscando una estabilidad para sí mismas y sus familias.

Esta actividad se realizó en el marco del Programa 800-Venezuela, con el financiamiento de la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos.