Yo quiero más y más es eso

Digna Espinoza, una costarricense que vive en  Pavas de Upala, se levanta todos los días  y dedica parte de su tiempo a trabajar el jícaro para convertirlo en ingeniosas piezas artesanales con un sello de calidad único.

Hace 20 años se conformó un grupo de mujeres en su comunidad donde una vecina invitó a aquellas que estaban solas en sus casas sin mayor actividad para compartir.

Fotografía: Digna Espinoza, Casa de los Derechos de las Mujeres, Cantón de Upala. 7 de enero 2016

Después de los primeros encuentros el grupo se redujo a  ella junto  una persona más, de aproximadamente 10 mujeres que asistían a este espacio. Sin embargo, al trasladarse a la comunidad de Ciudad Quesada, abandonó el trabajo con el jícaro por un tiempo antes de volver a su comunidad natal años después.

Fue entonces como conoció a CENDEROS, a través de una de las promotoras comunitarias de Pavas quien la invitó a una de las reuniones que le tenía preparada una gran sorpresa y oportunidad de crecimiento:

 “Fui sin esperanza ninguna porque como toda cosa que viene acá comienza y nunca termina (…) Entonces miré bonito el grupo, llegaron de diferentes lugares.”

Al realizar una visita de parte de CENDEROS a la comunidad de Pavas, se involucraron en un proceso de asesoramiento y capacitación para desarrollar un proyecto productivo por lo que entre algunas y algunos vecinos de la comunidad pensaron en desarrollar una Feria del Agricultor. Digna, por su parte, no dejó escapar la idea de presentar además una iniciativa propia respecto a la producción de artesanía en jícaro.

Planteados los proyectos, recibieron una capacitación de aproximadamente un mes de duración, motivándose mutuamente para emprender este camino. Desde la experiencia de Digna, no suele ser sencillo mostrarse como artesano en el cantón, pero esto no le desanima y ha encontrado gran aprecio en las personas que  le han confortado al pasar por su casa y alabar sus productos:

“A través de CENDEROS yo siento que he crecido, uno como que se estanca en la casa, como ama de casa. A través de ellas como que me despertaron que yo puedo (…) Yo insto a la comunidad de Upala que si saben algo, algún arte o algo, pueden continuar”

Así mismo, motivan a las personas productoras a que se integren  a la Feria del Agricultor. Si bien, los primeros pasos fueron duros, generalmente las personas no solían acercarse, pero ahora que todo está más organizado desean que el desgane o desánimo no les venza en la carrera:

“Si ellos están en esa situación que quieren y uno no les da la motivación, siento como que los estamos poniendo a un lado. Todo esto va viento en popa, vamos con el pie firme…para atrás nada.”

Para Digna, esta ha sido una experiencia que le ha cambiado la perspectiva sobre su comunidad y la incidencia sobre su propia vida. Le gusta trabajar en emprender retos y construir a pesar de lo difícil que es contar con los recursos económicos para dar sostenibilidad a su proyecto, siempre existe apoyo entre cada una de las personas que como ella quieren salir adelante con su sueño.

Existen compañeras que han tenido que abandonar su emprendimiento por situaciones familiares o por ser víctimas de violencia de género. Por ello, el apoyo y  el compartir la vida es un valor agregado a todo lo que este proceso le ha significado. Las tardes de café que suelen organizar para hablar sobre sus proyectos se han convertido en un espacio de empoderamiento fundamental:

“Comenzamos alegres, contentas, tomando café. Hay veces que terminamos hasta llorando sabiendo problemas de la otra (…) de todo hablamos. Ya luego volvemos con la feria del agricultor porque esa es la meta que tenemos (…) Siento que vamos a crecer más y que tenemos que dar el apoyo.”

Digna, quien se caracteriza por pensar siempre en algo que pueda colaborar con mejores condiciones para todas las personas de su cantón, cuenta su experiencia y percepción respecto a lo que los espacios del Proyecto ICMD han generado.

“Le ha ayudado mucho a muchas personas que están indocumentadas, que no sabían qué norte llevar en el asunto de migración. Ahora ya tienen hasta pasaporte, ya tienen hasta permiso para trabajar (…) Todos nos hemos beneficiado y estamos desarrollándonos que es lo importante, con miras hacia el futuro (…) Cuando comencé yo sentía muy chiquitito (mi autoestima) y ahora lo siento grandísimo. He crecido mucho, he aprendido bastante. Uno aprende a aceptar la realidad de la vida, las tristezas las alegría como más centrado, más maduro, como que lo hacen madurar a uno.”

Las tareas que le dejaban en las capacitaciones, las investigaciones en la comunidad, la vergüenza del primer día que tuvo que acercarse a alguien para ofrecer sus productos  y las energías que tenían que sacar para terminar este proceso de proyectarse, han hecho que esta mujer sueñe con más. No sólo para su proyecto individual sino para la feria que construyen de forma comunitaria y esperan ver surgir para bien de todos y todas.

 “Yo quisiera ser la mejor artesana de todo el cantón. Yo quiero más y más,  es eso. (Que digan) de esa comunidad tan pequeñita de Pavas salió una artesana de lo mejor, y así motivo al otro proyecto (de la feria).”

El proyecto de la Iniciativa Conjunta sobre Migración y Desarrollo ejecutado en el Cantón de Upala por la Fundación Cenderos, la Municipalidad de Upala y el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) busca mejorar la calidad de vida de los y las habitantes del cordón transfronterizo. Por ello algunas de sus acciones están orientadas a la capacitación de actores locales para lograr el empoderamiento económico de las mujeres migrantes y afectadas por la migración. Así,  se han realizado procesos de identificación, asesoría y capacitación en gestión de proyectos de mujeres emprendedoras con la finalidad de generar condiciones propicias para dicho empoderamiento.


País: Costa Rica
Proyecto: “Fortalecimiento de las capacidades de los actores sociales clave del cantón Upala, para la articulación de acciones orientadas al desarrollo humano sostenible con enfoque de derechos humanos, género y perspectiva transfronteriza”
Socio Ejecutor: Fundación Centro de Derechos Sociales del Migrante (Cenderos)
Nombres de otros asociados al proyecto: Municipalidad de Upala
Objetivo General: Contribuir con el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones que habitan el cordón fronterizo de Upala, en particular trabajadores/as transfronterizos/as, personas jóvenes y mujeres, a través del fortalecimiento de las capacidades de los actores sociales clave del cantón, para la articulación de acciones orientadas al desarrollo humano sostenible con enfoque de derechos humanos, género y perspectiva transfronteriza.