Volver a lo que nos gusta, decidir que sí se puede

 

Han pasado 20 años desde que María de los Ángeles dejó su país natal y llegó a Costa Rica con su única hija.

Esta mujer de El Sauce, ubicado en el Departamento de León,  Nicaragua, vive actualmente en Delicias, Cantón de Upala, en la frontera norte costarricense junto a su familia.

Fotografía: María de los Ángeles en su casa, Comunidad de Delicias, Cantón de Upala.7 enero 2016

La salida de Nicaragua años atrás,  le hizo dejar lo que ella describe como uno de sus gustos de toda la vida: la costura. El temor a quedarse sola y la búsqueda de nuevas oportunidades han hecho de esta mujer una emprendedora con todo un proyecto por delante.

Estando en Costa Rica,  recibió la buena noticia de que podría retomar el camino dejado años atrás, a través de un curso impartido por el  Instituto Nacional de Aprendizaje, no lo pensó dos veces:

“He  sido muy tremenda, me ha gustado coser hasta a mano. Yo me fijo, yo he cortado,  entonces he ido avanzando y después que salí del curso del INA me instalé más. Compré una maquinita de pedal, después se me dañó. Luché y compré otra”.

A pesar de las dificultades, María de los Ángeles siempre ha sacado fortaleza y voluntad para dar un paso más. La pérdida de uno de sus hijos en el momento del parto hace dos años, la enfermedad de una de sus hijas más pequeñas que exige su cuidado y atención constante, la caída de un rayo en su propiedad que dañó su máquina de coser,  ni la lejanía del centro de Upala donde busca conseguir los materiales al mejor precio posible han logrado convertirse en obstáculos,  no le han quitado el ánimo para seguir adelante: “Ahí estoy a ver, cada día esperando primeramente en Dios y ver cómo seguimos trabajando”.

Buscando a través de su trabajo colaborar con su comunidad y que esto sea un medio para salir adelante, se vio motivada por la convocatoria realizada por la Fundación Cenderos en el marco de la Iniciativa Conjunta sobre Migración y Desarrollo, para participar en una capacitación para ideas productivas e iniciar con un plan de negocios.

Fotografía: María de los Ángeles se levanta alrededor de las 3 am para cumplir con todas sus tareas, entre ellas, la costura. Aquí nos muestra su espacio de trabajo y herramientas. 7 enero 2016

“El que es estudiado sabe que de su lápiz va a traer alimentación y lo demás (…) Los chiquillos y las chiquillas me animan: no mami, sus  sueños van a llegar a ser realidad.

Sí, yo sé que sí”.

Ahora espera  seguir construyendo, conseguir otra máquina y especializarse aún más en otro tipo de telas, costura y el mantenimiento de sus herramientas. Sabe que tiene la capacidad y que solo faltan los instrumentos. Sabe que no va a ser fácil pero no pierde la esperanza y mantiene su sueño intacto.

María de los Ángeles desarrolla su trabajo  en  casa ya que tiene hijos pequeños. Sin embargo, esto no es impedimento para vender sus prendas y responder a aquellos que  solicitan sus servicios. Fabrica cortinas, manteles y piezas para el hogar, así como prendas de vestir para diferentes ocasiones.

 

Su rutina empieza al levantarse a las 2 o 3 de la mañana para preparar la comida de los que tienen que tomar el bus de las 4 a.m., alistar a los “chiquillos” y,  terminadas las labores del hogar, tiene espacio para cortar y confeccionar sus prendas. Sus hijas e hijos  se unen cada vez que pueden  a su trabajo.

Tanto ella como su familia, ha visto a través de su trabajo un camino esperanzador y de orgullo al esforzarse por una vida mejor.

María de los Ángeles es un ejemplo de las aproximadamente 40 personas, en su mayoría mujeres, que participaron en el proceso de capacitación para emprendedoras y  que representaron nueve  ideas de negocios. Dicho proceso se concretó a través de   cuatro sesiones de aprendizaje de aspectos empresariales y de desarrollo de sus planes de negocios. Con un  lenguaje sencillo y ejemplos concretos de los diferentes aspectos que deben ser desarrollados a la hora de formular un plan de negocio, el componente fundamental de ese proceso  fue el esfuerzo y compromiso de las participantes.

Ahora esta mujer de la comunidad de Delicias sigue soñando y esforzándose por construir día a día hasta llegar a la meta:

Son de mucha motivación (el proceso en el que participó). A veces uno siente que la autoestima la tiene muy por debajo y esto lo hace sentirse segura, animada.”

Este Proyecto, de la Iniciativa Conjunta sobre Migración y Desarrollo, ejecutado en el Cantón de Upala por la Fundación Cenderos, la Municipalidad de Upala y el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) busca mejorar la calidad de vida de las personas que  habitan en el cordón transfronterizo. Algunas de sus acciones están orientadas a la capacitación de actores locales para lograr el empoderamiento económico de las mujeres migrantes. Se han desarrollado procesos de identificación, asesoría y capacitación en gestión de proyectos de mujeres emprendedoras, con el objetivo de generar condiciones propicias para dicho empoderamiento.


País: Costa Rica
Proyecto: “Fortalecimiento de las capacidades de los actores sociales clave del cantón Upala, para la articulación de acciones orientadas al desarrollo humano sostenible con enfoque de derechos humanos, género y perspectiva transfronteriza”
Socio Ejecutor: Fundación Centro de Derechos Sociales del Migrante (Cenderos)
Nombres de otros asociados al proyecto: Municipalidad de Upala
Objetivo General: Contribuir con el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones que habitan el cordón fronterizo de Upala, en particular trabajadores/as transfronterizos/as, personas jóvenes y mujeres, a través del fortalecimiento de las capacidades de los actores sociales clave del cantón, para la articulación de acciones orientadas al desarrollo humano sostenible con enfoque de derechos humanos, género y perspectiva transfronteriza.