ONU ejecutó más de 37 mil millones para fortalecer desarrollo sostenible, derechos humanos y “No Dejar a Nadie Atrás” en Costa Rica


Date Publish: 
Martes, Octubre 24, 2017

 

San José, 24 de octubre de 2017-  Con el apoyo de la Sistema de Naciones Unidas (ONU) en Costa Rica, una pareja de agricultores migrantes en Liberia, Guanacaste, pasó de tener hambre a comercializar todo lo que siembran. Además, lograron cimentar sus raíces en Costa Rica y mejorar la calidad de vida de su familia, a través de la educación de sus hijos.   “Ahora podemos alimentarnos mejor, podemos vender productos para obtener ganancias para las otras cosas que nos faltan en el hogar”, dice Lilliam Escalante, beneficiaria de un proyecto de Fortalecimiento de Agricultura Familiar liderado por la Organización de las Naciones para la Alimentación y la Agricultura, FAO –junto a otras instancias-.

De 2013 a 2017, el Sistema de las Naciones Unidas ejecutó en Costa Rica más de 37 mil millones de colones, aproximadamente $65 millones. Los recursos generaron 387 programas, proyectos e iniciativas enfocadas en promover el desarrollo sostenible y los derechos humanos para todas las personas de Costa Rica.

Así lo dio a conocer la ONU en el marco de la celebración oficial del Día de las Naciones Unidas este 24 de octubre. Costa Rica fue uno de los 50 países que fundaron las Naciones Unidas en 1945.

Las cinco áreas de trabajo prioritarias desde 2013 a 2017 han sido: 1) Igualdad, equidad y desarrollo humano; 2) Gobernabilidad democrática; 3) Seguridad ciudadana, convivencia y justicia; 4) Sostenibilidad ambiental y gestión del riesgo; y 5) Desarrollo productivo y empleo.

Antonio Guterres, Secretario General de la ONU en su mensaje afirmó que “El mundo afronta infinidad de desafíos graves, el aumento de los conflictos, y de la desigualdad, el clima extremo, la intolerancia letal, las amenas a la seguridad, en especial las armas nucleares, pero disponemos de los instrumentos y la riqueza necesaria para superar esos desafíos, todo lo que necesitamos es de la voluntad de hacerlo. Los problemas del mundo transcienden las fronteras y debemos trascender nuestras diferencias para transformar nuestro futuro. Lograr los derechos humanos y la dignidad humana para todos permitirá construir un mundo pacífico, sostenible y justo.  En este día de las naciones unidas, nosotros los pueblos, unamos nuestras fuerzas para hacer realidad este ideal”.

Alice Shackelford, Coordinadora Residente de la ONU en Costa Rica señaló que “el Sistema de Naciones Unidas está en el país para contribuir al desarrollo y al avance de la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. A pesar de ser un país de renta media alta, Costa Rica enfrenta grandes retos en distintos campos, lo que representa una oportunidad para nuestras 14 agencias residentes y 7 no residentes, para apoyar al país  a No Dejar a Nadie Atrás”.

La  frase también la repite Doña Ana Victoria Lara, Presidenta de  la ASADA de Cuajiniquil, un pequeño pueblo de pescadores en la costa del Pacífico noroeste de Costa Rica donde el agua escasea en ciertos momentos.  “Todos necesitamos agua y no podemos dejar a nadie atrás”, dice Lara con orgullo, refiriéndose a este proyecto que recibe el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El acueducto hoy cuenta con más de 700 servicios.

Para la ONU, No Dejar a Nadie Atrás también es haber logrado reducir la mortalidad infantil de la población indígena migrante Ngäbe y Buglé que cada año cruza la frontera panameña para trabajar en las cogidas de café. En las “Casas de la Alegría”, un proyecto financiado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF y ejecutado con instituciones de San Vito de Coto Brus, se reciben a niños y niñas indígenas de 0 a 12 años, mientras sus padres trabajan en las fincas de café.  “Les damos desayuno, merienda, almuerzo, colado.  Uno se pone como contento de ver que uno ayudó a que ellos mejoren en esas condiciones”, explica Jacqueline González quién trabaja como cuidadora en una Casa de la Alegría.

Esta población también ha sido beneficiado por el proyecto Chiriticos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, y el Tribunal Supremo de Elecciones, que ha permitido verificar y otorgar documentación de nacionalidad a personas que previamente carecían de ella, lo que las ponía en riesgo de apatridia de facto.

Otra de las iniciativas enfocadas en mejorar la calidad de vida de las personas fue el Programa  BA1 de Prevención de violencia contra las mujeres, liderado en el país por el Instituto Nacional de las Mujeres y con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones, UNFPA, y la Organización Internacional de las Migraciones, OIM. Hillary Bustos, una joven de Santa Cruz, Guanacaste, que quedó embarazada a los 16 años, pudo conocer sus capacidades de liderazgo y aconsejar a otras jóvenes cuyos embarazos tempranos amenazan sus posibilidades de desarrollo.  “Yo les digo a las chicas que no están solas, que sea cual sea la situación que no han sido las únicas y que sí se puede salir adelante”, afirma Hillary.

Estos son extractos de testimonios de personas que se han visto beneficiadas por el trabajo de ONU y que resaltamos hoy, Día de las Naciones Unidas.  Historias de personas o comunidades que también se han beneficiado con la labor de otras agencias residentes en el país como FAO, ILANUD, OPS, OIT, UNESCO y UPAZ se pueden leer en la sección “Voces” en el sitio de ONU Costa Rica:  http://nacionesunidas.or.cr/recursos/historias

“En la práctica, No dejar a nadie atrás significa promover un modelo social y económico que garantice la inclusión y una vida libre de cualquier forma de violencia para todas las personas independientemente de su raza, etnia, ciclo de vida, nivel económico, orientación sexual, lugar de vivienda, o nivel académico. De manera particular, la población con discapacidad, la población indígena y afrodescendiente, la población LGBTI, la población refugiada y migrante, las mujeres, las niñas, niños y adolescentes y las personas adultas mayores, requieren de una atención particular para garantizar y hacer efectivos sus derechos”, agregó Shackelford.

 

El camino en los próximos 5 años

Para apoyar al país en el cumplimiento de sus prioridades, la ONU  trabaja bajo el Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD), un documento estratégico elaborado con una amplia y diversa participación de representantes de instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil, y a través del que se articula el trabajo de las agencias que operan en el país.

Recientemente se firmó el MANUD 2018-2022 NO DEJAR A NADIE ATRÁS EN COSTA RICA, que enfoca su acción en promover la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En su compromiso por apoyar el desarrollo social, económico y político de Costa Rica, el MANUD tiene tres grandes objetivos:

  • Fortalecer las capacidades de los actores nacionales para el diálogo social y alcanzar acuerdos, principalmente relacionados con el seguimiento del Pacto Nacional por los ODS y el cumplimiento de la Agenda 2030 para alcanzar niveles crecientes de igualdad, sostenibilidad y resiliencia, y estrategias concretas para asegurar que se incluye en los beneficios del desarrollo a los grupos más excluidos y vulnerables.
  • Contribuir con el fortalecimiento de las capacidades institucionales para la innovación, la eficiencia y la efectividad de la gestión pública con enfoque de derechos humanos y de género.
  • Contribuir con el fortalecimiento de la capacidad de participación de estos grupos, a fin de asegurar la incorporación plena como sujetos de derechos de todas las personas.

Y en ese compromiso,  el Sistema de Naciones Unidas, continúa su trabajo para que sean muchos más los testimonios de personas que, a lo largo y ancho del país, logren mejorar su calidad de vida a través del trabajo que realizamos junto a instituciones gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil.

Las historias completas se pueden leer en http://nacionesunidas.or.cr/recursos/historias